Charris
Español

National Geographic · Miki Leal y Charris

2017

Palacio de la Madraza, Granada

Del 20 de enero al 31 de marzo de 2017
Palacio de la Madraza

C/ Oficios, 14. 18071 Granada

lamadraza.ugr.es

 

NATIONAL GEOGRAPHIC

“El viaje supone, para cualquier artista, un deber ineludible. Acuciado por la exigencia de conocer y representar lugares desconocidos, o de encarar los acontecimientos en primera línea, tal vez movido por la necesidad de escapar de ese algo demasiado familiar que entumece los sentidos, la capacidad, la disposición. Viajar es necesario. Más discutible resulta que para ello sea preciso desplazarse.”[1]
José Miguel Pereñíguez

“El artista no pone en cuestión ni uno de sus pilares creativos. Viaja únicamente en busca del motivo y, si acaso, se deja contaminar apenas por el color local, por la luz. Observa desde su cabeza perfectamente occidental buscando lo pintoresco o una reinterpretación de uno mismo en unas circunstancias diversas.”[2]
Aloisius MacCharris

Esta exposición en torno al viaje plantea un diálogo entre Ángel Mateo Charris (Cartagena, 1962) y Miki Leal (Sevilla, 1974), dos artistas cuyo imaginario pictórico se nutre de aspectos vivenciales relacionados con el conocimiento del mundo. Viajar es cultivarse, absorber paisajes ajenos a los habituales y entrar en contacto con personas diferentes. De ese encuentro entre lo que somos, la expectativa de lo que esperamos ver y finalmente lo que descubrimos, nacen universos propios que no sólo son imágenes, sino también ideas e interpretaciones de nuestro acervo personal. El viaje es una aventura intransferible que nos permite acercarnos a otras culturas y entendernos mejor a nosotros mismos. Nos formamos viviendo experiencias, acumulando bagaje. Estos episodios nuevos que vamos añadiendo a nuestra biografía nos hacen sentir más empatía por los demás, acercarnos a la forma de pensar de otros.
Para un artista, estos recorridos exploratorios son como una metáfora de la vida y el saber acumulado. Son episodios que acaban mezclándose con el sustrato que todos poseemos, una percepción de la realidad que mezcla lo visto con lo imaginado sin saber diferenciar bien donde acaba uno y empieza otro. El planteamiento expositivo de la muestra apela a la recuperación de sensaciones relacionadas con la revelación y su posterior interiorización, huellas que permanecen latentes en nosotros y van emergiendo en momentos determinados. Una vez germinan, se transforman en representaciones abiertas construidas a partir de objetos, fotografías, recortes, escritos, apuntes o recuerdos. Experimentar en primera persona se convierte aquí en la principal fuente de inspiración. Conforma un mecanismo de arranque donde cada uno de los autores va seleccionando imágenes aisladas, unas veces literales y otras ensoñadas, que sirven de apoyo para configurar una cartografía visual de lo vivido a través de la pintura. Sin duda, uno de los espacios de fabulación con mayor capacidad de sugerencia.

Sema D’Acosta, comisario

----------------------------

 

NATIONAL GEOGRAPHIC se divide en cuatro secciones generales que, de manera real o imaginaria, han transitado los artistas. A partir de estas diferentes experiencias, tanto uno como otro han generado trabajos vinculados al viaje que hoy resultan fundamentales para entender su trayectoria.

 

EUROPA

Aunque ambos se han movido con profusión por Europa, para esta exposición se han seleccionado dos proyectos que comparten un elemento común: seguir la pista de alguien a quien se admira. En el caso de Charris, rastreando la huella del pintor Leon Spilliaert en Bélgica, sobre todo en la ciudad flamenca de Ostende. En el de Miki Leal, recorriendo desde la Costa Azul hasta la Selva negra en busca de dos cabañas, primero la de Le Corbusier y luego la de Heidegger. Seis mil kilómetros desde Francia a Alemania que recorrió en una moto BMW.

 

MEMORIAS DE ÁFRICA

Miki Leal tuvo un tío misionero en este continente que continuamente les enviaba souvenirs, objetos africanosque impregnaron algunos de sus recuerdos más sentidos de infancia. Su casa familiar estaba repleta de elementos originales como máscaras, colmillos labrados, muebles hechos a mano, escudos suajili o telas de vivos colores. Esta ascendencia es perceptible desde el principio de su carrera. Precisamente una de las aventuras más apasionantes de Charris transcurre en tierras de Mali, una geografía en la que se adentra siguiendo el transcurso del río Níger. De forma imaginaria, también ha recorrido el Congo colonial al sumergirse durante varios meses en El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad.

 

NORTEAMÉRICA: COSTA ESTE / COSTA OESTE

Tanto la ciudad de Nueva York como Edward Hopper forman parte esencial del universo de Charris. A Manhattan ha volado en infinidad de veces y vuelve habitualmente. A Cabo de Cod en Massachussetts, el sitio donde el célebre pintor americano residía durante seis meses al año, fue a descubrir las raíces de uno de sus mitos acompañado de su amigo Gonzalo Sicre. Ambos lugares se localizan en la costa este de Estados Unidos. Miki Leal se desplazó hasta Los Ángeles, justo en la otra punta del país, invitado por Kevin Power para desarrollar un proyecto en Santa Monica junto a Abraham Lacalle. Allí se quedó prendado del arraigo que tenia la cultura del surf en la zona.

 

¡BIENVENIDOS AL PARAÍSO¡

La asunción de esta idea recurrente de huida, asociada a un Paraíso anhelado, es uno de aspectos más interesantes de los primeros trabajos de Miki Leal, un poso de imágenes exóticas, plagadas de palmeras y playas, que aparece desde entonces de forma habitual en su obra. En los últimos años Charris ha peregrinado en varias ocasiones hasta las islas del Pacífico para conocer de primera mano los Mares del Sur, ese territorio idealizado que sedujo a escritores como Stevenson o pintores como Gauguin atraídos por la búsqueda de una Naturaleza primitiva.

 

[1] Pereñíguez, J. M. Un canadien errante. Catálogo ‘Balada heavy’. Galería Magda Belloti, 2007. Madrid

[2]MacCharris, A. Aventuras, inventos y mixtificaciones de la familia Paradox. Catálogo ‘Tubagus en Tongorongo’. La Mar de Músicas, 2001. Cartagena

 

Works: