Charris
Español

En el Museo de la Minería

15.10.2013

El Museo de la Minería y la Industria de Asturias amplía los fondos recibidos a través de la Fundación MAXAM con los que sigue haciendo crecer la “Casa del Explosivo”.
 
“Los mineros son una raza especial. Esparcidos por el planeta, pasan la mayor parte de su vida bajo tierra, tragando polvo y respirando minerales para poder alimentar a sus familias que viven a cielo abierto. Nadie sabe más que ellos de la precariedad de la existencia, de la dureza de jefes y empresas o de lo que conforta un rayo de sol. Algunos de ellos cantan… Y cuando se quitan la mina de sus rostros podrían parecerse a nosotros, los demás.”
 
Así describe el pintor Angel Mateo Charris a los mineros, los protagonistas de la serie de grabados que con el patrocinio de la Fundación MAXAM ha donado al MUMI.

“Las imágenes de “Mineros” parten de fotografías de trabajadores reales de Europa, América y Asia tomadas de los años 40 a los 60 por fotógrafos como Dimitri Kessel, Walter Sanders, o Ed Clark, entre otros,”concluye Charris. 
 
La Casa del Explosivo
 
Inaugurada hace 10 años, en octubre de 2003, esta sección del MUMI guía a sus visitantes –más de 70.000 en 2012- por los inicios de la industria del explosivo y su progresión dentro del sector químico. 
 
Uno de los hilos conductores de la exposición es la evolución que ha experimentado la industria del explosivo y sus procesos tecnológicos, así como sus aplicaciones al mundo de la minería. Un proceso que en España ejemplifica MAXAM, la compañía fundada por Alfred Nobel en 1872 bajo el nombre de “Sociedad Anónima Española de la Dinamita. Privilegios Alfred Nobel”.
 
De manera dinámica e interactiva, y a través de las piezas facilitadas por la Fundación MAXAM, se puede comprobar cómo la evolución de esta industria es paralela a la de los logros conseguidos por nuestra sociedad (desarrollo industrial, redes de comunicación, medios de transporte) y las posibilidades que están en la base de la mejora continua de nuestro modelo de bienestar. 
 
La colaboración entre la Fundación MAXAM y el MUMI es continua, un proceso que sigue día a día con el estudio, catalogación y exposición de las piezas que la red de empresas de MAXAM envía a Asturias desde países como Bolivia, EE.UU., Portugal, Grecia, Bulgaria, y muchos más.