Charris
English

Cape Cod / Cabo de Palos: Tras las huellas de Hopper

1997

Muralla Bizantina, Cartagena. Sala El Martillo, Murcia. Sala La Lonjeta, Valencia.

Libro Cape Cod / Cabo de Palos

Libro Cape Cod / Cabo de Palos

Libro Cape Cod / Cabo de Palos
Charris + Gonzalo Sicre
 
En 1995 Charris y Sicre emprendieron un viaje hacia el centro de la imaginación norteamericana, en cierto modo similar y de sentido contrario al que llevó al joven Hopper a la cuna de su venerada cultura europea: París.
La línea trazada entre las costas del Levante español y las de Nueva inglaterra está plagada de espejismos y contradicciones, de sugerencias, de traiciones y admiración, y en ella las referencias hopperianas se enredan con otras de la tradición figurativa de ambos lados del Atlántico.
 
"El 90% de todos los artistas pasan al olvido en diez minutos después de fallecer, señaló una vez Edward Hopper con el sobrio cinismo que le caracterizaba. No obstante, la Historia ha demostrado en muchísimas ocasiones que Hopper estaba claramente equivocado, como se ha visto todo recientemente con el más novedoso medio de comunicación y, en concreto, desde una tierra a donde la fama de Hopper no había llegado con anterioridad: utilizando el correo electrónico desde España, Ángel Mateo Charris y Gonzalo Sicre Maqueda escribieron acerca del impacto de Hopper en sus respectivas creaciones artísticas. Charris y Sicre no se contentaron simplemente con admirar las reproducciones de las obras de Hopper, sino que –de hecho– viajaron a América para poder observar sus cuadros y los lugares donde los había creado. Sintiendo un fuerte vínculo entre su Cabo de Palos y el Cabo de Cod de Hopper, decidieron investigar esta coincidencia visitando para ello South Truro. Massachussetts, porque fue ahí donde el artista norteamericano residiría casi seis meses al año, en un periodo comprendido entre 1930 y 1967, justo antes de su muerte. Allí les fue posible respirar el mismo aire marino que Hopper, disfrutar de una idéntica intensidad de la luz y plasmar sus propias respuestas ante la arquitectura rústica y ante ese paisaje ondulante que, a la vez, cautivarían y frustrarían antaño a Hopper."
 
Gail Levin

Obras: